Publicado: 7 de Diciembre de 2017

Testimonio

Siempre nos hemos preocupado por curar el cuerpo, pero, ¿qué pasa con nuestra mente? 

Ella también enferma y necesitamos profesionales que nos ayuden a reparar los daños. Los que nos causamos nosotros mismos y los que pensamos que nos causan los demás...

Pensar, esa fue mi clave.

En Cepsinba me enseñaron a pensar, a no dejarme llevar por el primer sentimiento que se apoderara de mi, a trabajar los pensamientos, evaluar las situaciones y así darme cuenta de que la tormenta que yo generaba en mi mente era mucho peor que la realidad.

Probablemente las tormentas vuelvan a surgir, es un trabajo duro y laborioso y nunca sabe lo que vas a tener que afrontar en la vida. Pero ahora tengo los mecanismos para hacerle frente. Y si no sale bien a la primera, no pasa nada. Nadie es perfecto. Ni tiene que serlo.

M.G.M.

Testimonio

Cuando llegué a Cepsinba iba que no era persona, tenía la autoestima por los suelos. Candi, sé que si no hubiera tenido tu ayuda no hubiera podido salir de donde yo estaba metida, un pozo sin fondo. Era una situación muy difícil de arreglar pero gracias a ti he podido superar mis miedos y desconfianza que tenía sobre mi. La muerte de mi madre ha sido la situación más difícil que he tenido en mi vida. Nunca imaginé que pudiera superar todo esto.

Si me hubieran dicho hace 9 meses que iba a estar como estoy no me lo hubiera creído.

R.S

Testimonio 

Sólo tengo palabras de agradecimiento para Cepsinba y especialmente para Candi. Me ha encantado su trato dulce pero a la vez firme y sobre todo la confianza que me ha dado para poder hablar sin miedo ni vergüenza.

En principio el método no me gustaba, por tener que rellenar los registros y poco a poco los fui aceptando y aprendiendo su importancia, al final he acabado encantada con la terapia.

Gracias por ayudarme a ir superando poco a poco mis miedos y negatividad.

A.T